EN HOSPITAL MILITAR MURIÓ EL TROGLO, EX AGENTE DE LA DINA

Este domingo, a los 71 años, falleció Basclay Humberto Zapata Reyes, alias “Troglo”, ex militar y ex agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) de la dictadura de Augusto Pinochet, que enfrentaba 82 condenas en Punta Peuco por una serie de crímenes de lesa humanidad que sumaban 702 años de presidio.

Zapata murió a las 12:06 horas en el Hospital Militar, afectado por un cáncer fulminante.

Luego de alcanzar el grado de cabo primero del Ejército de Chile, formó parte de la Agrupación Halcón I, bajo las órdenes de Miguel Krassnoff, otro condenado por crímenes de lesa humanidad preso en Punta Peuco.. Zapata participó de detenciones, secuestros y crímenes además de tener fama en tiempos de dictadura por ser extremadamente “cruel en la aplicación de torturas y de violar a mujeres detenidas”, según consigna el portal Memoriaviva, que agrega que Zapata “era capaz de hacer el rol del “bueno” y el “malo” simultáneamente.” Basclay Zapata estuvo casado con la ex agente Maria Teresa Osorio, Alias “Marisol y Maria Soledad”, también de triste recuerdo en la Villa Grimaldi.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, describió al “Troglo” en radio Cooperativa “como uno de los más sanguinarios agentes de la dictadura” y que quienes lo recuerdan “hablan de su brutalidad, de lo inhumano” que era.

“Estaba condenado por varios crímenes de lesa humanidad, varias condenas, y no me cabe la menor duda que varias condenas más en camino”, señaló la Lorena Pizarro y aseveró que su muerte, mientras era atendido en el Hospital Militar, “evidencia una vez más es que los presos condenados por crímenes de lesa humanidad tienen asegurado el respeto de todos sus derechos, incluso en condiciones como estas”, remarcó.

“Es una pena que Basclay Zapata se haya ido sin entregar la verdad de todo lo que sabía respeto el exterminio que perpetró el Comando Conjunto durante los años de la dictadura cívico-militar. El Comando Conjunto es responsable de muchas desapariciones, por lo tanto ellos tienen el conocimiento de la verdad de lo que ocurrió con muchos de nuestros familiares y, junto con ello, saben el nombre de otros responsables también”, lamentó la dirigenta.

Hace un año, Zapata fue uno de los reos que escribieron misivas con disculpas a las familias de sus víctimas. Al respecto, Pizarro sostuvo al medio radial que “todos ellos piden perdón, pero ninguno de ellos entrega información. El perdón casi es compañía equivoca de cualquier deseo de impunidad, pero nunca ha sido señal para que avancemos en verdad, en Justicia, para asegurar el nunca más”.

La muerte de Basclay en el Hospital Militares una demostración que el Estado cumple con su obligación de protección, alimentación y salud para con los criminales y perpetradores de graves violaciones a los Derechos Humanos. Basclay Zapata no murió en la cárcel, encadenado ni engrillado como señalan los defensores de la dictadura militar.

El cumplimiento irrestricto de las condenas por crímenes y violaciones de Derechos Humanos tiene como finalidad señalar que la Humanidad no acepta tan abominables delitos.

Foto: el antiguo portón de la Villa Grimaldi, centro de detención y exterminio en tiempos de dictadura, lugar en donde El Troglo cometió la gran mayoría de sus crímenes.